Hay que entender a De Ligt

Si Matthijs de Ligt acaba eligiendo finalmente la propuesta del PSG, lo hará principalmente por dinero. Seguro que la dura competencia deportiva que encontraría en el Barça también es un factor a tener en cuenta, pero básicamente el sueldo que le ofrece el PSG, es tan superior en comparación con el que ofrece el Barça, que es natural que el jugador, aconsejado por Mino Raiola, se le haga difícil no decantarse por la opción parisina. Hoy el diario Sport destaca en portada los salarios que ofrecen Barça, PSG y Juventus a De Ligt, y la diferencia no es pequeña precisamente. El club francés es quién pagaría más: 12M € netos anuales, por 10 la Juve y 6 el Barça. Vamos, que el club de Al-Khelaifi ofrece el doble que el Barça. La verdad es que es comprensible que piense en irse a París.

Además también existe el factor estrictamente deportivo. Aparte del dinero, hay tener en cuenta que en el Barça De Ligt tendría mucha más competencia. Él ha dicho que no le asusta tener que pelear por un puesto en el once, y de hecho, estoy convencido que si eligiera al Barça, en poco tiempo la pareja titular seria Piqué-De Ligt, pero es verdad que no es lo mismo competir con los actuales centrales del Barça, que con Thiago Silva, Marquinhos, Kimpembe y Kehrer. Por tanto, si al factor económico le sumas el deportivo, entiendo que el Barça no sea la opción preferida del central holandés. Hace unos días, el propio De Ligt, a la vez que decía que no le asustaba la competencia, también decía que para un jugador joven como él, lo más importante era tener minutos. Frase muy a tener en cuenta, y parece evidente que de entrada, en París, podría tener bastantes más minutos que en el Barça.

Veremos que acaba pasando y si se decanta definitivamente por la propuesta francesa. Si es así, será una lástima, porque De Ligt es uno de los pocos nombres del mercado futbolístico que ilusiona de verdad. Y es que lo tiene todo para ser un central de referencia durante la próxima década.

Sergi Ninou

Hay Busquets para rato

Sergio Busquets es uno de los jugadores del Barça que ha sido más criticado en el tramo final de temporada. Es evidente que su rendimiento ha estado muy por debajo de lo que en él es habitual y desgraciadamente no ha sido sólo en los últimos partidos del curso, durante toda la temporada hemos visto un Busquets incómodo, como perdido, que no acababa de encontrar su sitio en el campo. Sin embargo, el jugador nunca lo ha dejado de intentar y siempre ha querido seguir con su estilo de juego tan característico. El problema es que esto conlleva grandes riesgos, y si estás muy fino en el primer control, giro y pase, te pones en problemas a ti y a todo el equipo. A Busquets le ha pasado, en determinados partidos ha quedado retratado por un mal control o un mal pase que ha costado más de un disgusto a Ter Stegen.

Lo primero que a uno le pasa por la cabeza cuando se buscan explicaciones al porqué de esta bajada de rendimiento del jugador de Badia, es el aspecto físico, la edad. Pero tampoco es tan mayor, tiene 30 años, el problema es que acumula muchos minutos en las piernas. Sería conveniente dosificarlo durante la temporada para que llegue fresco al tramo decisivo, cuando se deciden los títulos. Aparte de esto, para mí hay otro aspecto clave, el principal, que explica porqué Busquets no es el mismo de hace un tiempo. Está más solo que nunca en el centro del campo. La etapa de esplendor del Barça basado en el juego de posición y posesión era, como sabemos, con Xavi, Iniesta y un Busquets en el perfil de recuperador pero también de creador. Allí es donde más brillaba. Pero esta etapa ha terminado y cada vez más el Barça ha ido perdiendo el dominio del centro del campo. Sigue siendo un equipo que le gusta tener el balón y controlar los partidos, pero no de la manera que lo hacía antes, y Busquets es el principal perjudicado. Por tanto, convendría acompañarlo con jugadores de toque, que prioricen tener el balón al físico. Arthur Melo puede ser un buen aliado a la hora de recuperar un gran Busquets, pero de momento el brasileño no se ha terminado de consolidar aunque apunta buenas maneras. Quien genera mucha ilusión es Frenkie de Jong, este sí que es un buen fichaje, parece ideal vaya. O los jóvenes Aleñà y Riqui Puig.

Hay quien cree que ahora sería el momento de vender a Busquets. Estoy totalmente en contra. Un jugador de sus características y más siendo de la casa, tiene que estar siempre en el Barça. Todavía es muy válido, pero hay que dosificarlo y sobre todo, como decía, rodearlo bien en el centro del campo. Si se hace así, hay Busquets para rato.

Sergi Ninou

Griezmann y Neymar. Messi con los mejores

Todavía no se ha abierto el mercado de fichajes pero ya llevamos semanas hablando de posibles refuerzos para el Barça. De hecho, durante toda la temporada hemos estado hablando sobre ello. Dos de los nombres que más han sonado, son los de Griezmann, y últimamente, el de Neymar. Sin duda son dos nombres que generan controversia, no porque no sean grandes jugadores, sino porque su posible llegada al Barça, que en el caso del brasileño significaría volver, serían polémicas. Nadie olvida el documental de “La Decisión,” donde Griezmann, con la complicidad de Piqué, montó un show para terminar quedándose en el Atlético. A los culés no les gustó nada la actitud del francés y se lo dejaron claro cuando vino al Camp Nou hace un par de meses en partido de Liga. Pero este verano casi seguro que Griezmann será del Barça, así que la afición culé deberá aceptar que un año después de este momento donde se sintieron engañados, les tocará dar apoyo al que será nuevo gran aliado de Messi en la delantera. Y si hablamos de Neymar, aunque parece muy difícil que pueda volver a vestir la camiseta azulgrana, ante esta posibilidad el debate entre el socio y seguidor culé está abierto. Muchos no le perdonan su fuga hace 2 años; pero otros añoran su fútbol, ​​a veces con detalles innecesarios sí, pero siempre lleno de calidad y alegría.

Si dependiera de mí, los dos hacia Barcelona. Y lo digo sin pensar en la economía del club, que probablemente hace imposible la llegada de los dos. Hablo simplemente en el terreno de lo deportivo, en el fútbol. Se debe rodear a Messi con los mejores, y Griezmann y Neymar lo son. Esta temporada se ha hecho evidente que el Barça necesita más calidad en la delantera. Ni Coutinho ni Dembélé han estado a la altura. El primero por dejadez, el segundo por las lesiones. Luis Suárez ha perdido efectividad de cara portería, aunque sigue siendo un jugador muy válido. Y Malcom ha tenido un papel testimonial. En definitiva, no se puede repetir otra temporada donde los goles estén tan mal repartidos como lo han estado esta. Messi ha marcado 51, Suárez 25, Dembélé 14, Coutinho 11 y Malcom 4. Alguien más debe superar los 20 goles. Sin duda Griezmann o Neymar, sin ser unos grandes goleadores, en el Barça lo podrían conseguir. El equipo debe tener un ataque temible, que salga a escenarios como Anfield o en una final de Copa con recursos y capacidad de intimidar. Y no esperar que toda la inspiración, dependa sólo de Messi.

Sergi Ninou