Acerca de Sin Concesiones

Programa deportivo radiofónico, que se emite de lunes a viernes en Ràdio Kanal Barcelona, 106.9 FM. Presentado y dirigido por Marçal Lorente.

Que vuelva el fútbol

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

Un partido sin público es como un baile sin música. Pero el que no puede andar daría lo que fuera por bailar unos minutos. Que no podamos abrazar a nuestros padres es una crueldad pero, de momento, damos gracias por hablar con ellos a través de pantallas. Es un fastidio que nuestras hijas no puedan jugar en el parque pero celebramos que puedan salir a la calle durante una hora. Esta pandemia nos obliga a renunciar a cosas que hasta ahora eran irrenunciables. Entre tanta muerte y tanto sufrimiento, el fútbol, la TV, y casi todo, es secundario. Pero hay que ir volviendo a nuestra normalidad, de manera paulatina, responsable y prudente. La mayoría de ciudadanos hemos asimilado los riesgos del coronavirus, y aprendido a tomar medidas de protección para minimizarlos. Es imposible quedarnos parados hasta que el maldito bicho desparezca completamente.

Estoy a favor de que vuelva el fútbol, aunque momentáneamente sea sin público, siempre que lo autorice el Ministerio de Sanidad, no Tebas. El Gobierno, que ahora no tiene capacidad para hacer tests a todos los ciudadanos, prioriza los sintomáticos y los sanitarios, como es lógico. Y eso es compatible con que empresas privadas, como ha hecho SEAT o la Liga, hagan controles epidemiológicos a sus empleados para descartar contagios y garantizarles una vuelta al trabajo sin riesgos cuando se levante el Estado de Alarma. Es la primera fase del desconfinamiento.

Los futbolistas, como cualquier trabajador, deben demandar que se extremen las medidas de prevención pero no deberían negarse exigiendo riesgo cero porque eso tardará muchos meses. De todos modos, serán el colectivo con el mejor plan de control y aislamiento laboral de todo el país, sometiéndose a pruebas constantes. El fútbol no es un servicio esencial. Pero es vital que, con el visto bueno de las autoridades sanitarias y extremando las medidas para evitar un nuevo rebrote, intentemos recuperar la normalidad. Y si puede ser viendo un partido de fútbol, aunque sea desde casa, mejor.

Marçal Lorente

El fútbol de antes

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

De la adversidad saquemos la oportunidad. La crisis económica mundial que se avecina provocará una deflación necesaria en el mercado futbolístico. Es un sinsentido que cuanto más ingresa el Barça menos beneficios acumula. Los dirigentes buscan dinero debajo de las piedras para que se lo lleven los jugadores, los representantes y los clubs rivales, que han vendido bisutería a precio de oro. El del ocio será uno de los sectores más castigados. Los clubs de fútbol deberán ajustarse a economías de guerra. Y el Barça todavía más, porque tiene los gastos, en forma de salarios, más altos. Olvídense de fichar a Neymar. O, incluso, a Lautaro. Ni con intercambio de jugadores, porque esas monedas de cambio tienen un valor que debe ingresarse. Pero no es ningún drama. El Barça seguirá teniendo una gran delantera: MessiSuárezGriezmannDembéléAnsu Fati Trincao. Y, Coutinho, si no llega una gran oferta por él. Es una de las mejores delanteras del mundo. Y veremos Braithwaite. Hay que renovar la plantilla en defensa y mediocampo, con recursos propios, como Todibo Araujo, potenciar la cantera y fichar a un lateral derecho y un recambio de Busquets. Y en el horizonte siguen Riqui PuigColladoAleñáMonchu Pedri. El Barça seguirá aspirando a todo. En la crisis del 2008, se fichó a Alves (32 millones), Piqué (5 millones) y Keita (14 millones) y se ganó todo. Y ojalá la crisis nos devuelva algo de nuestro fútbol de antes y se lleve su industria del entretenimiento. Y los dirigentes se den cuenta de que los jugadores de aquí sienten más los colores que los mercenarios de Raiola Mendes. Y de la importancia de tener los estadios llenos. Y de que hay que cuidar más a los socios, que nunca fallan, antes que a los turistas. Y que no son necesarias cuatro camisetas diferentes, con un diseño estrafalario, cada año. Y que preferimos nuestra supercopa veraniega que esa prostituida por los petrodólares. La gallina de los huevos de oro también se infectó.

Marçal Lorente

La polémica diaria en can Barça: hoy, el poder de Messi.

En este ejercicio diario que es criticar al Barça por cualquier cosa, hoy toca sacarle jugo a una frase de ayer de Quique Setién en la SER, cuando se le preguntó, en tono de broma, si de cara la próxima temporada, cuenta con Messi. El técnico, también entre risas, respondió: “Lo que espero es que Messi cuente conmigo”. Todas las bromas tienen un trasfondo de verdad y la frase, sí, demuestra que Messi tiene mucho poder y que el entrenador del Barça depende en parte del Leo, pero, con qué entrenador no ha sido así? Yo diría que todos los místers que ha tenido Messi a lo largo de su carrera, tanto en el Barça como en la selección, han estado a merced del argentino. Sencillamente porque Messi es el mejor del mundo y decide la gran mayoría de partidos. Si a Messi le va bien, al entrenador de turno también. Y una gran parte del trabajo del técnico es tener al argentino contento y encontrarle el ecosistema más adecuado dentro del campo para que rinda mejor. Es evidente que si un entrenador no es capaz de convencer a Messi y éste le pone la cruz, está listo de papeles, como diría el gran Jaume Creixell. Y más ahora que Leo ya es un veterano que las ha visto de todos los colores. Por lo tanto, se entiende perfectamente la frase de Setién, que repito, demuestra el poder que tiene Messi en el vestuario (un poder que se ha ganado a pulso) pero que a estas alturas no debería sorprendernos. Como decía al inicio, cada día se tiene que polemizar con el Barça y hoy toca esto, pues que no cuenten conmigo.

Sergi Ninou

No entiendo nada

(artículo publicado en Mundo Deportivo)

El coronavirus está provocando una tragedia sanitaria y humana. Y también llegará una crisis económica sin precedentes. El fútbol será uno de los sectores más afectados. No entiendo que algunas informaciones personalicen en el FC Barcelona los problemas económicos que todos, repito, todos, los clubs empiezan a sufrir. Es como informar que hay un catalán que se ha infectado por el Covid-19. Esta pandemia nos está afectando a todos/as. Es cierto que es el club con la masa salarial más alta (550 millones) pero también será el que más ahorrará cuando todos los clubs acuerden una reducción mínima del 35% de los salarios de sus jugadores (192). Porque esa es la primera medida que tomarán todos los clubs, pidiendo un esfuerzo económico a los que más posibilidades tienen de hacerlo. ¿Por qué solo dramatizan con el Barça si hará lo que acuerden hacer todos los clubs en consonancia con la Liga, la UEFA y la ECA? Será un problema global de toda la industria del fútbol. Comprendo que los dirigentes mantengan la esperanza de retomar las actuales competiciones pero, dado que las autoridades sanitarias nos avisan que esto va para largo y los jugadores precisarán una pretemporada, deberíamos ir asumiendo que este curso está terminado aunque eso suponga que los clubs dejen de ingresar los 600 millones de la liga. Y no pretender estirarla más allá del 30 de junio. Es mejor empezar bien la 2020-21 en lugar de estropear la actual temporada y la que viene. Lo único positivo es que explotará la burbuja económica del fútbol y los clubs se verán obligados a dejar de enriquecer desmesuradamente a jugadores y representantes para potenciar sus canteras.

Marçal Lorente