Secció “Històries d’outsiders” – Hannah Gavios

Sin Concesiones 17-09-2020

Programa presentat i dirigit per Marçal Lorente.
INFORMACIÓ I TERTÚLIA DEL FC BARCELONA amb Marc Círia, Toni Freixa i el madridista Álex Álvarez.
Secció “Històries d’outsiders” amb Carles Vila. Avui, “Hannah Gavios. Amb una lesió a la medul·la espinal va completar dues maratons de NY.”
INFORMACIÓ I TERTÚLIA DEL RCD ESPANYOL amb Xavi López, David Brescó i Àngel Bergadà.

Sin Concesiones 10-09-2020

Programa presentat i dirigit per Marçal Lorente.
INFORMACIÓ I TERTÚLIA DEL FC BARCELONA amb Marc Círia, Quim Molins i el madridista Álex Álvarez.
Secció “Històries d’outsiders” amb Carles Vila. Avui, “Eric Naposki. El que va ser capità dels Barcelona Dragons es va embolicar en un triangle amoròs i compleix cadena perpetua per assassinat.”
INFORMACIÓ I TERTÚLIA DEL RCD ESPANYOL amb Xavi López, David Brescó i Paco López.

Una Champions demasiado adulterada

La UEFA anunciará la próxima semana, en el marco del Comité Ejecutivo convocado para el miércoles 17 de junio, como se resuelven las competiciones europeas. Hace días que sabemos que una de las opciones que contempla la UEFA y que cada vez coge más fuerza, es la de jugar los cuartos, semis y final de la Champions en Lisboa, en formato de final a 8, por lo tanto, a partido único. La idea puede gustar más o menos, pero tiene cierta lógica si lo que se quiere es acabar la competición por la vía rápida y jugar en un país donde el coronavirus ha tenido menos afectación que en otros lugares.

El problema llega cuando conocemos una información como la que ha avanzado el diario alemán Bild, que asegura que la capital portuguesa será la sede también de los partidos de vuelta de los octavos de final que quedan por jugar, es decir, el Barça-Nápoles, Manchester City-Real Madrid, Juventus-Olympique de Lyon y Bayern-Chelsea. De acuerdo que jugando a puerta cerrada se pierde bastante el factor campo, pero que cuatro de los equipos de los octavos no puedan jugar en su estadio, cuando el resto sí lo ha hecho, es una adulteración demasiado grave de la competición. Es dar demasiada ventaja a los equipos que les toca jugar de visitante. Y qué casualidad que uno de ellos es el Real Madrid! mira, deben ser cosas de la UEFA …

Puedo estar de acuerdo con acabar la Champions con un formato de final a 8, aunque yo intentaría mantener el formato actual a doble partido, pero que la vuelta de los octavos sea en Lisboa, ni hablar. Los equipos perjudicados se deberían negar, si no, estaremos hablando de una Champions demasiado adulterada.

Sergi Ninou

Que vuelva el fútbol

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

Un partido sin público es como un baile sin música. Pero el que no puede andar daría lo que fuera por bailar unos minutos. Que no podamos abrazar a nuestros padres es una crueldad pero, de momento, damos gracias por hablar con ellos a través de pantallas. Es un fastidio que nuestras hijas no puedan jugar en el parque pero celebramos que puedan salir a la calle durante una hora. Esta pandemia nos obliga a renunciar a cosas que hasta ahora eran irrenunciables. Entre tanta muerte y tanto sufrimiento, el fútbol, la TV, y casi todo, es secundario. Pero hay que ir volviendo a nuestra normalidad, de manera paulatina, responsable y prudente. La mayoría de ciudadanos hemos asimilado los riesgos del coronavirus, y aprendido a tomar medidas de protección para minimizarlos. Es imposible quedarnos parados hasta que el maldito bicho desparezca completamente.

Estoy a favor de que vuelva el fútbol, aunque momentáneamente sea sin público, siempre que lo autorice el Ministerio de Sanidad, no Tebas. El Gobierno, que ahora no tiene capacidad para hacer tests a todos los ciudadanos, prioriza los sintomáticos y los sanitarios, como es lógico. Y eso es compatible con que empresas privadas, como ha hecho SEAT o la Liga, hagan controles epidemiológicos a sus empleados para descartar contagios y garantizarles una vuelta al trabajo sin riesgos cuando se levante el Estado de Alarma. Es la primera fase del desconfinamiento.

Los futbolistas, como cualquier trabajador, deben demandar que se extremen las medidas de prevención pero no deberían negarse exigiendo riesgo cero porque eso tardará muchos meses. De todos modos, serán el colectivo con el mejor plan de control y aislamiento laboral de todo el país, sometiéndose a pruebas constantes. El fútbol no es un servicio esencial. Pero es vital que, con el visto bueno de las autoridades sanitarias y extremando las medidas para evitar un nuevo rebrote, intentemos recuperar la normalidad. Y si puede ser viendo un partido de fútbol, aunque sea desde casa, mejor.

Marçal Lorente