Los retos de Valverde

Ernesto Valverde afronta su tercera temporada al frente del banquillo del Barça y como es natural, encara una serie de retos que haría bien en superar. Algunos son imprescindibles, otros quizá no tanto, pero en cualquier caso, le convendría cumplirlos.

El primer gran reto es genérico para todo entrenador del Barça, competir hasta el final por los títulos en juego, con el objetivo de ganarlo todo. Una temporada más, el nivel de exigencia en el Barça será máximo y en este sentido, Valverde, a pesar de haber conseguido en sus dos primeros años unos resultados inmejorables en la Liga, partirá de cero después de los dos desastres en Europa. Y es que el txingurri tiene esta temporada el reto de evitar un nuevo ridículo en la Champions. En dos años en el banquillo, Valverde sólo ha perdido dos partidos Europa, pero han sido dos derrotas gravísimas, una en Roma (3-0) en los cuartos de la Champions 17-18 y la de Anfield (4-0) hace 2 meses y medio. A ningún club ni a ningún entrenador se le puede exigir ganar la Champions, pero obviamente evitar un nuevo ridículo es primordial.

Gran parte del éxito o el fracaso de Valverde esta nueva temporada, pasará por si es capaz de encontrar un buen encaje a Antoine Griezmann. La llegada del francés supone una inyección de calidad en la delantera del Barça, pero con Messi como intocable por la derecha y Suárez por el centro, Griezmann deberá ganarse el puesto de titular por banda izquierda, donde esta temporada ha jugado principalmente Coutinho. Sin embargo, Griezmann es un delantero que le gusta estar cerca del área y cuando rinde mejor es jugando de segunda punta, una posición que en el esquema actual del Barça no existe. Valverde tendrá pues que encontrarle un buen acomodo y más estando también Dembélé luchando por un puesto en el once. Y eso sin contar que pueda llegar Neymar, lo que complicaría aún más la vida al técnico azulgrana. Es evidente que el txingurri tendrá mucha calidad en la delantera, trabajo suyo será que todas las piezas encajen.

Uno de los aspectos por los que más se ha criticado a Valverde desde que es entrenador del Barça, es que su equipo no haga un fútbol más atractivo. Aunque a nivel de resultados, el Barça del txingurri es muy efectivo y en ciertos momentos podemos decir que ofrece un buen juego, ​​en muchos partidos el equipo es aburrido. Con una plantilla de tanta calidad y que este verano ha dado un paso adelante en este sentido con los fichajes de Griezmann y Frenkie de Jong, Valverde tiene que conseguir que el equipo gane y lo haga con el mejor juego posible. Él mismo lo reconocía hace unos días, “hay ganar y hacerlo con nuestro estilo”. Pues sí, si aparte de ganar, se hace jugando bien, mucho mejor.

Si a una mejora del juego se le suma el reto de dar más protagonismo a la cantera, Valverde ya lograría contentar a todo el barcelonismo. En sus dos primeras temporadas en el Barça, el txingurri ha hecho debutar un total de 9 jugadores del filial en el primer equipo: Cucurella, Abel Ruiz, Miranda, Chumi, Jorge Cuenca, Riqui Puig, Oriol Busquets, Àlex Collado y Moussa Wagué. Sin embargo, ninguno de estos nueve futbolistas se ha consolidado en el primer equipo y de ahí que muchos digan que el técnico los hace debutar, la mayoría en Copa, pero no cree en ellos. Esta temporada puede que Wagué suba al primer equipo y veremos qué pasa con Riqui Puig, la gran perla de La Masía. También será interesante ver qué papel le da Valverde a Aleñà, un jugador que debe ser importante en el futuro del centro del campo del Barça.

Como ven, son muchos los retos que afronta el técnico azulgrana en su tercera temporada. Tanto por su propio bien en el club, como por el del Barça en general, cuantos más objetivos pueda alcanzar, mucho mejor.

Sergi Ninou

No me digan que Griezmann y Neymar no son ilusionantes

Con Griezmann ya oficial, el Barça está viviendo un verano de nombres ilusionantes en el capítulo de fichajes. Tras el desastroso final de temporada, con las decepciones de Anfield y la final de Copa, había que recuperar el optimismo y la convicción de que el Barça sigue siendo un equipo ganador. Todos coincidimos en que era imprescindible sacudir la plantilla y hacer fichajes importantes. Con Frenkie de Jong ya cerrado, la prioridad era reforzar la delantera, para no depender tanto de Messi. Con Griezmann, el Barça ficha un jugador determinante, un crack, que debe ayudar desde el primer día. Si a Griezmann le sumas el posible retorno de Neymar, queda claro que el Barça quiere acompañar a Messi con los mejores, y más ahora que se acerca el tramo final de su carrera. Es evidente que el de Neymar es un fichaje de riesgo tras las dos temporadas que el brasileño ha pasado en París. Nadie nos puede asegurar que volverá a ser el jugador que se marchó hace dos veranos, pero tengo la impresión que el Barça, al lado de Messi y Luis Suárez, es el lugar idóneo para recuperar al mejor Ney. Sí que es cierto que, dejando de lado la complejidad económica de la operación, traer de golpe a Griezmann y Neymar supondría generar un buen puzzle a Ernesto Valverde, y más tratándose de él, que no se caracteriza precisamente por ser un técnico muy atrevido. ¿Cómo se encajan tantas piezas sin romper el equilibrio? difícil respuesta… A pesar de todo esto, no me digan que Griezmann y Neymar no son fichajes ilusionantes. Cualquier equipo querría tenerlos en sus filas. ¿Qué pasaría si fuera el Real Madrid quien tuviera la posibilidad de cerrar a estos dos jugadores? Nos estaríamos tirando de los pelos, diciendo que el Barça ha perdido la capacidad de seducir a los cracks. Disfrutemos de sumar talento, seguro que con grandes jugadores se está más cerca de ganar.

Sergi Ninou