Cadena de despropósitos

Era una final para el Barça de Xavi que se jugaba el título que parecía más factible. Tocaba hacer una campaña para que los culés apoyaran al equipo, ofreciendo entradas con descuentos a los socios en lista de espera de abono, a los socios sin abono o a los peñistas. La directiva hizo todo lo contrario pese a que en esta columna avisamos lo que pasaría. Optó por un vergonzoso afán recaudatorio e instó a los abonados a que liberasen gratuitamente su asiento para revender más entradas a los alemanes. ¿Cómo puede una junta pedir al socio que no vaya al Camp Nou, revender su entrada a la afición visitante y luego echarle la culpa por no ir?. El resultado fue nefasto. El socio humillado en su casa y el equipo eliminado.

La respuesta de la junta fue todavía más indignante. Primero, los portavoces culparon al socio de revenderse el carnet. Al día siguiente rectificaron y dijeron que la responsabilidad fue del club. Pero al mediodía el presidente cambió y dijo que asumía las responsabilidades, sin determinarlas, y exculpaba al club. Y en lugar de anunciar dimisiones impuso una medida que castiga todavía más al socio, anunciando que las entradas en partidos europeos serán nominales. Pero si el club ya tiene el nombre y apellido de todos los compradores de las 34.440 entradas vendidas por la web. Debían ver que las compraban los alemanes. A esas hay que añadir las 5000 vendidas anteriormente al Eintratcht. En total 39.440 entradas vendidas que los alemanes adquirieron fácilmente. Y ¿solo 3 millones de recaudación?. Sale a una media de 76 euros por entrada cuando la más barata costaba 159 euros. Las cuentas tampoco cuadran.

Marçal Lorente

* Artículo publicado en Mundo Deportivo el domingo 17 de abril.

El estancamiento del proyecto Chen

Las decisiones tomadas por el propietario del RCD Espanyol, Chen Yansheng, demuestran estimación al club y desconcierto en su gestión. Que no acabe siendo un “la maté porque era mia”. Da la sensación que solo escucha lo que quiere oír y Rufete es un experto en eso. Lastima que no lo sea también en su tarea de director deportivo, que es para lo que debería estar en el club. El desatino en buena parte de sus fichajes y ser el responsable de uno de los 5 descensos a segunda división que ha sufrido el Espanyol en toda su historia así lo acreditan. El presidente debería darse cuenta que, habiendo perdido tanta credibilidad, la etapa de Rufete en el club está finiquitada. Mantenerlo es avivar el fuego de una olla a presión que puede explotar en cualquier momento. Aquellos buenos profesionales que, como José María Durán, han intentado plantearle una redefinición del modelo de club para profesionalizarlo y llevar su proyecto a un estadio superior han fracasado.

Este inmovilismo conduce al estancamiento, al no progreso. Y por tanto, a la falta de ambición. En el fútbol, la segunda oportunidad es el inicio de cada nueva temporada. Pero un proyecto iniciado sin ilusión está lastrado desde el principio. Chen se equivoca si cree que ser propietario de un club de fútbol es como serlo de cualquier empresa normal. Aquí hay un plebiscito cada dos semanas y un club con la afición de espaldas o desilusionada pierde valor y deja de tener sentido.

El Espanyol es un club con mucho potencial, con un margen de mejora brutal. Pero necesita una gestión rigurosa por parte de profesionales experimentados y contrastados en el mundo del fútbol, a nivel deportivo y administrativo. Si Chen no quiere vender al club a los americanos está en su derecho. Pero su obligación es abandonar la administración intuitiva y sustituirla por una visión más estratégica que asegure el crecimiento y la mejora de la competitividad de una entidad a la que ha volcado mucho dinero y ha salvado de la desaparición. Y ese agradecimiento de la afición Perica debería tenerlo siempre.

Mercado adulterado

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

La UEFA cifró en 8100 millones la pérdida de ingresos sufrida por el fútbol europeo por el COVID. Pero a los Clubs-Estado o propiedad de multimillonarios, que inyectan dinero de otros sectores, no les afecta. En cambio, Barça y Juventus no han podido mantener los dos salarios más altos del futbol mundial y han perdido a Messi y a Cristiano. Mientras, el PSG de Qatar ha comprado a Leo en una inversión de 120 millones, el City de Abu Dhabi se ha gastado 116 en Grealish, el Chelsea de Abramovich ha pagado 115 por Lukaku y el United de los multimillonarios americanos Glazer se ha hecho con los servicios de CR7. La UEFA, haciendo la vista gorda en el control del fair play financiero, ha permitido que esta distorsión económica provoque una perversión competitiva. Cuesta creer que el Real Madrid acabe pagando 180 millones por Mbappé cuando en 10 meses quedará libre. Florentino es demasiado listo como para darle al club parisino los millones que los Qatarís destinarían, inmediatamente, en comprar a Haaland. A Mbbapé también le interesa llegar libre el verano que viene y recibir una suculenta prima de fichaje. El mercado del Barça ha sido para olvidar. Se ha perdido a Messi. Se fichó a Agüero, que venía para jugar con Leo y no era una petición de Koeman, que solicita el fichaje de un centrocampista como Ilaix, que, paradójicamente, dejará el club. Aún así, la plantilla es competitiva aunque Laporta la catalogara el verano pasado como de “final de ciclo” prometiendo una revolución que, al final, ha consistido en perder a Messi y mantener a las vacas sagradas y los descartes.

Marçal Lorente

La hora de las decisiones

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

La situación de la entidad culé es crítica. Plantilla mejorable, sueldos insostenibles, situación económica precaria por la Covid, competidores dopados económicamente y un proyecto inmobiliario estratégico pendiente. Es el momento de mirar, exclusivamente, por los intereses de la entidad asumiendo que las decisiones drásticas que hay que tomar generarán muchas tensiones. Pero el club es lo primero y su viabilidad presente y futura están en juego. O se da un golpe de timón en la buena dirección o el barco pude quedar varado con sus adversarios adelantándole. Los socios escogieron a Laporta con una amplia mayoría por su firmeza y determinación.

Es la hora de que demuestre su valentía y liderazgo y de que los socios le apoyen. Es necesario rebajar sueldos, pedirle un esfuerzo a Messi, traspasar a futbolistas de bajo rendimiento, prescindir de vacas sagradas con contratos exagerados, apostar más por la cantera en el primer equipo y en las secciones, racionalizar y acertar las inversiones en fichajes, reestructurar sueldos para que vayan en función de resultados, medir el pulso con la UEFA, renegociar la deuda, y ejecutar el proyecto Espai Barça con la fórmula de Goldman Sachs. Y hay que hacerlo ya.

No hacen falta muchas auditorias para saber cómo está el club. Hay que aplicar el tratamiento con urgencia para tapar la hemorragia. Son medidas drásticas que supondrán un desgaste personal que Laporta asumirá a cambio de defender los intereses del club y de sus propietarios que se encomendaron a él. La complicidad y las celebraciones en el vestuario con los jugadores quedaron atrás. Es el momento de que la autoridad y el liderazgo vuelvan al palco. Y se le apoye.

Marçal Lorente

Koeman encuentra la fórmula

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

Ronald Koeman ha ido variando hasta que ha encontrado un dibujo táctico ideal para los jugadores de los que dispone. Eso es de gran entrenador. La consistencia aportada por el 3-4-2-1 permite soñar con el doblete. Los tres centrales dan más solidez defensiva porque ya son tres los que corrigen los 40 metros que dejan a su espalda. La media de goles encajados se ha reducido a la mitad. Además, con la presencia de De Jong se mejora en la salida de balón y desactiva las presiones altas de los rivales. Los carrileros altos ayudan a poblar el centro del campo y se proyectan en ataque por sorpresa, creando superioridades, dando amplitud y profundidad. El equipo es más corto y Busquets , que es el mejor seleccionado cuando hay que saltar a la presión, se siente más acompañado.

Messi Griezmann , en la media punta, están más centrados y les queda el campo mucho más ancho, creando el pánico en la combinación, filtrando pases o chutando desde fuera del área. Y Dembélé , en punta, abre defensas tirando desmarques, y rematando con la derecha o la izquierda sin tener que pensar mucho. Además, corriendo al espacio provoca la separación de líneas del rival que abre huecos para Messi Griezmann .

El equipo ha mejorado físicamente y es más intenso, con y sin balón. Hay más implicación en la presión y más anticipación defensiva. Al jugar de mediapunta, Griezmann , se convierte en otro centrocampista ya que se sacrifica defensivamente y cubre las espaldas a Messi . Ahora sí, el equipo está más compensado en ataque y en defensa, y juega más fluidamente por dentro y por fuera. Hay motivos para soñar.

Marçal Lorente

Sentido común

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

La pandemia se está cebando con el sector espectáculos, hostelería y turismo. El Barça y el resto de clubes no son una excepción y están dando pérdidas debido al cierre de sus instalaciones. La Ley del Deporte establece una responsabilidad objetiva de sus dirigentes sobre los resultados negativos en los cuatro clubs que no son SAD: Barça, Madrid, Athletic y Osasuna. Pero el sentido común indica que si se para la competición y no se permiten aficionados en los estadios no se puede culpar a sus directivos. El Gobierno aprobará un Decreto Ley en el que se les eximirá de la responsabilidad de esos 97 millones de pérdidas producidas durante el Estado de Alarma. Eso desactivará cualquier acción de responsabilidad contra la junta de Bartomeu. Las empresas que han sufrido un importante descenso de ingresos deben rebajar los gastos, que en el Barça son los sueldos de los jugadores. Por cierto, los más altos del mundo. Es de sentido común que el club plantee un reajuste. Un aplazamiento de parte de sus emolumentos para los próximos 4 o 5 años, que son los que el club necesitará para recuperar sus ingresos. Algunos han mostrado buena predisposición. Hace un año Piqué aseguró que se ofrecieron a aplazar sus salarios a cambio de que se fichara a Neymar. Si las restricciones por la pandemia no permiten ni 1000 espectadores en al Camp Nou porque se quiere limitar la movilidad no parece lógico que se autorice la votación de la moción de censura para el 1 y 2 de noviembre donde estarán convocados 110.000 socios. El club debería saber lunes o martes si se aplaza porque necesita 15 días para organizarlo.

Marçal Lorente

Messi torna a disparar contra Bartomeu

Leo Messi ha aprofitat el missatge de comiat que li ha dedicat avui a Instagram al seu amic i ja ex company Luis Suárez, per enviar un nou zasca al president Josep Maria Bartomeu. Messi creu que Suárez no ha rebut el tracte que mereixia i que se l’ha fet fora de mala manera. I acaba dient que a aquestes alçades ja no li sorprèn res del que passa al club.

Amb aquestes paraules, Messi deixa clar que segueix molt dolgut perquè el president no el deixés marxar i lluny de buscar una mica de pau, torna a encendre el foc. És evident que la relació Messi-directiva està del tot trencada i segurament res ho podrà arreglar. “Que prosperi la Moció” diuen alguns. Potser sí, però ja veurem…

El cas és que Messi amb aquest tipus de missatges tant contundents cap al president, no actua com ho hauria de fer el primer capità del Barça. Entenc que segueixi enfadat amb Bartomeu, però Bartomeu no és el Barça. De portes enfora, convindria dissimular una mica. Tornar a avivar les discrepàncies no crec que sigui el que necessita ara el club. Per cert, aquesta setmana Messi també es va acomiadar públicament del seu amic Arturo Vidal, però en canvi, no trobareu cap missatge de Messi cap a Rakitic o Semedo… ni després del 8 a 2…

A tot això, enmig d’aquesta enrevessada situació, diumenge comença una nova temporada. Torna la lliga amb la vista del Vila-real al Camp Nou. No dubto del compromís de Messi un cop sigui a la gespa, però com deia, està ben clar que el Leo no té cap ganes d’estar al Barça. Ell volia anar al City, on tenen un gran projecte esportiu que els ha permès quedar a 18 punts del campió de la Premier. I a la Champions, les dues últimes temporades han estat eliminats pels totpoderosos Tottenham i Olympique de Lió. Quin èxit de projecte eh Leo?

Sergi Ninou

Una Champions demasiado adulterada

La UEFA anunciará la próxima semana, en el marco del Comité Ejecutivo convocado para el miércoles 17 de junio, como se resuelven las competiciones europeas. Hace días que sabemos que una de las opciones que contempla la UEFA y que cada vez coge más fuerza, es la de jugar los cuartos, semis y final de la Champions en Lisboa, en formato de final a 8, por lo tanto, a partido único. La idea puede gustar más o menos, pero tiene cierta lógica si lo que se quiere es acabar la competición por la vía rápida y jugar en un país donde el coronavirus ha tenido menos afectación que en otros lugares.

El problema llega cuando conocemos una información como la que ha avanzado el diario alemán Bild, que asegura que la capital portuguesa será la sede también de los partidos de vuelta de los octavos de final que quedan por jugar, es decir, el Barça-Nápoles, Manchester City-Real Madrid, Juventus-Olympique de Lyon y Bayern-Chelsea. De acuerdo que jugando a puerta cerrada se pierde bastante el factor campo, pero que cuatro de los equipos de los octavos no puedan jugar en su estadio, cuando el resto sí lo ha hecho, es una adulteración demasiado grave de la competición. Es dar demasiada ventaja a los equipos que les toca jugar de visitante. Y qué casualidad que uno de ellos es el Real Madrid! mira, deben ser cosas de la UEFA …

Puedo estar de acuerdo con acabar la Champions con un formato de final a 8, aunque yo intentaría mantener el formato actual a doble partido, pero que la vuelta de los octavos sea en Lisboa, ni hablar. Los equipos perjudicados se deberían negar, si no, estaremos hablando de una Champions demasiado adulterada.

Sergi Ninou

Que vuelva el fútbol

(Artículo publicado en Mundo Deportivo)

Un partido sin público es como un baile sin música. Pero el que no puede andar daría lo que fuera por bailar unos minutos. Que no podamos abrazar a nuestros padres es una crueldad pero, de momento, damos gracias por hablar con ellos a través de pantallas. Es un fastidio que nuestras hijas no puedan jugar en el parque pero celebramos que puedan salir a la calle durante una hora. Esta pandemia nos obliga a renunciar a cosas que hasta ahora eran irrenunciables. Entre tanta muerte y tanto sufrimiento, el fútbol, la TV, y casi todo, es secundario. Pero hay que ir volviendo a nuestra normalidad, de manera paulatina, responsable y prudente. La mayoría de ciudadanos hemos asimilado los riesgos del coronavirus, y aprendido a tomar medidas de protección para minimizarlos. Es imposible quedarnos parados hasta que el maldito bicho desparezca completamente.

Estoy a favor de que vuelva el fútbol, aunque momentáneamente sea sin público, siempre que lo autorice el Ministerio de Sanidad, no Tebas. El Gobierno, que ahora no tiene capacidad para hacer tests a todos los ciudadanos, prioriza los sintomáticos y los sanitarios, como es lógico. Y eso es compatible con que empresas privadas, como ha hecho SEAT o la Liga, hagan controles epidemiológicos a sus empleados para descartar contagios y garantizarles una vuelta al trabajo sin riesgos cuando se levante el Estado de Alarma. Es la primera fase del desconfinamiento.

Los futbolistas, como cualquier trabajador, deben demandar que se extremen las medidas de prevención pero no deberían negarse exigiendo riesgo cero porque eso tardará muchos meses. De todos modos, serán el colectivo con el mejor plan de control y aislamiento laboral de todo el país, sometiéndose a pruebas constantes. El fútbol no es un servicio esencial. Pero es vital que, con el visto bueno de las autoridades sanitarias y extremando las medidas para evitar un nuevo rebrote, intentemos recuperar la normalidad. Y si puede ser viendo un partido de fútbol, aunque sea desde casa, mejor.

Marçal Lorente